Mi cuerpo es mio, Min kropp är min.

Es hora de arrancar el sexismo desde sus raíces

2017-12-10 | Firmantes padlock

OPINION

”El fenómeno que hoy observamos en Suecia es parte de un movimiento global popular feminista. Este es el principio de una revolución. Una revolución que es una urgencia. Sin embargo, somos conscientes que para alcanzar el siguiente nivel creemos que este tiempo nos exige acciones conjuntas contra las estructuras que impregnan nuestra política y economía”, escriben 187 mujeres en un texto de opinión que enlaza el movimiento #metoo-uppropet con #niunamenos.

Este texto en sueco: Det är dags att rycka upp sexismen med rötterna

Somos 187 mujeres involucradas en diferentes campos de lucha relacionados con América Latina. A través de este manifiesto deseamos dar la bienvenida a todos los llamamientos nacidos del movimiento #metoo y expresamos nuestra solidaridad a todas las mujeres del mundo que han compartido sus experiencias de vida. Historias que han develado las violaciones sistemáticas como un problema estructural de la sociedad. Por esta razón consideramos que es hora de un cambio de paradigma.

La violencia patriarcal impregna toda nuestra sociedad y se manifiesta desde los feminicidios y abusos sexuales a las mujeres hasta la invisibilización de sus voces en la esfera política, tanto en Suecia como en América Latina.

Según el informe publicado recientemente por la ONU las mujeres de América Latina y el Caribe son las más expuestas a la violencia en el mundo. De los 33 países de la región sólo 24 cuentan con leyes contra la violencia doméstica, y sólo 9 países sancionaron leyes que cubren un espectro variado de abusos a la mujer.

A pesar de esta triste estadística estamos al mismo tiempo esperanzadas. Organizaciones y movimientos populares en América Latina luchan contra estructuras represivas, coloniales y patriarcales, contra la homo- y transfobia, el racismo y la opresión basada en estructuras de clase, fortaleciendo en consecuencia la participación de las mujeres en la esfera sociopolítica.

A partir del año 2015 mujeres de Latinoamérica y el Caribe se unieron a través del hashtag #NiUnaMenos. Las calles de las ciudades se colmaron de ellas exigiendo el alto a los asesinatos, abusos y sexismo.

El fenómeno que hoy observamos en Suecia es parte de un movimiento global popular feminista. Este es el principio de una revolución. Una revolución que es una urgencia. Sin embargo, somos conscientes que para alcanzar el siguiente nivel creemos que este tiempo nos exige acciones conjuntas contra las estructuras que impregnan nuestra política y economía. Estructuras generadoras de violencia, que contribuyen al aumento de la pobreza y la vulnerabilidad en todo el mundo pero que sistemáticamente se ocultan cuando los problemas políticos y económicos se discuten.

Es a nosotras las mujeres a las que el sistema capitalista golpea con más fuerza. En la industria del sexo la mercancía son nuestros cuerpos. Cuando la producción agrícola de gran escala devora más y más las tierras fértiles en las zonas rurales somos nosotras, las mujeres, las más duramente afectadas. Cuando nos levantamos en contra de la depredación de la naturaleza y luchamos por los derechos humanos también estamos particularmente más expuestas a la violencia y amenazas. Al mismo tiempo somos nosotras las que estamos más lejos de ocupar puestos de poder en la sociedad. Para fortalecer la participación de las mujeres necesitamos entonces continuar el trabajo para fortalecer sus derechos y continuar con el aporte solidario desde Suecia.

Es hora de accionar contra el patriarcado, el colonialismo, el racismo, la homo- transfobia y el capitalismo desde una perspectiva holística. Necesitamos un cambio de este sistema de superiores y subordinados, determinado por el concepto de “crecimiento económico”, un sistema que se alimenta de la sobreexplotación del ser humano, los animales y la naturaleza. Necesitamos un mundo solidario. Juntas podemos crearlo.

Adriana Tovar

Aino Ravandoni

Alejandra Gomez Lozano

Alexandra Iriarte

Alexandra Jerlstad

Alice Binti Mutambala

Andréa Helmersson

Andrea Zimmermann Rojas

Ania Janerud

Anja Grahn

Anna Andersson

Anna Angantyr

Anna Kaijser

Anna Lok

Anna Nylander

Anna Stake

Annelie Andersson

Annica Holmberg

Annika Andersson

Beatriz Castro Jara

Berit Svensson Hernandez

Birgitta Vega Leyton

Blanca-Lilia Lozano

Cajsa Mosbakk

Camilla Wagner

Carmen Blanco Valer

Carmen Escobar

Carolina Jeppson

Carolina Johansson Oviedo

Carolina Svalbacke

Caroline Andersson

Catrin Söderberg

Charlotta Göller

Charlotta Palm

Charlotte Pedersen

Christin Sandberg

Cissi Hedlund

Claudia Polo

Denise Berg

Diana Zanzi Ferrando

Elena Arnaiz

Elena Gutierrez Ros

Elena Karlström

Elin Stenung

Elina Säfsten

Ellen Isakson

Elli Viljanen

Ellie Cijvat

Emelie Lundberg

Emelie Norr

Emma Idestrand

Emma Nilsson

Erika Murga

Evelina Sartori Valck

Fanny Rölander

Feliz Stehr

Frida Ekerlund

Frida Timan

Gabriela Maguid Nyberg

Gabriella Ax

Guadalupe Lencinas

Hanna Dahlström

Hanna Rissler

Hannah Wright

Helena Olsson

Helena Robling

Ingela Sjödin

Inger Björk

Irene Nilsson

Isabel Carranza

Isabel Duchén

Isabelle Persson Vargas

Isadora Bennet

Itza Orozco Svensson

Jenny Berg

Jenny Enarsson

Jenny Mörk

Jenny Rönngren

Jessica García

Josefin Aldegren

Josefine Höijer

Julia Fyr

Julia Qwist

Juliana Gristelli

Kajsa Uvenberg

Karin Bender

Karin Didring

Karin Ericsson

Karin Lidström

Karina Raña Villacura

Karolina Karlsson

Katharina Berndt Rasmussen

Katinka Richter

Kerstin Edquist

Kerstin Jonsson

Kim Moberger

Klara Friman

Klara Knapp

Kristin E Valentim

Kristina Jannerbo

Lena Möller

Lena Zetterstrom

Lii Wirtberg

Liinu Diaz Rämö

Lina Karlsson

Linn Maria Lukschandl

Linn Rabe

Linnea Kronebrant

Linnéa Rohlin

Lisa Karlsson

Lisa Minell

Lisa Persson

Lise Mortensen

Lorena Delgado

Lotten Lundgren

Louise Englund

Louise Hammerud Hamilton

Louise Withalisson

Lovi Lindgren

Lovisa Prage

Macarena Mendoza Alvarez

Madeleine Winqvist

Maja Heide

Maja Magnusson

Malin Stråle

Marcela Gonzalez

Maria Ehrnström-Fuentes

Maria Hammarling

Maria Löfgren

Maria Nordin

Maria Palselius

Marie Chrysander

Marlene Sosa Mercado

Matilda Lööv

Matilda Norelius

Mia Moberg

Michaela Rosenholm

Millaray Rubilar P.

Miriam Steinbach

Mirtha Murillo Cortés

Moa Cortobius

Mónica Hernández Rejón

Myriam Gomez Lattes

Natalia Lakso Vazquez

Natalie Carranza

Nathalie Martín Bekier

Nathaly Mejia

Nika Rasmussen

Nike Stadler

Noemi Ferrando

Olivia Malmqvist

Patricia Godinez

Paulina Nybratt Sandin

Paulina Schaber

Petra Pishkoohani

Philippa Linder

Pia Olofsson

Rebecca Enderborn

Rebecka Mosquera Jalvemyr

Sabina Elena Artigas

Sandra Eriksson

Sandra Hallström Lempert

Sanna Lucas

Sara Hernandez

Sara Krenell

Sara Nyberg

Shabnam Sharifpour

Shari Sabel Strandmark

Sigrid Petersson

Silvia Ana González

Silvia Leiva

Sofia Nääs

Sofia Sollén Norrlin

Sori Lundqvist

Stina Oskarsson

Susy Lattes

Teresia Carlgren

Tina Afshari

Tove Arvidson

Tove Kristina Ellingsen

Vanessa Mishel Salguero Nieto

Veronica Sällemark

Veronika Ryd

Victoria Särnhult

Viveka Carlestam

Xantippa Frisch

Zarah Love Pittaluga

Åsa Söderberg

Åsa Thomasson


Texto: Sori Lundqvist

Traducción: Guillermo Baquero y Silvia Ana González

Nota: Todas las mujeres de la junta directiva de la organización Solidaridad Suecia – América Latina y muchos de nuestros miembros están detrás de esta declaración de solidaridad para el movimiento #metoo. La organización ha trabajado para aumentar la influencia de las mujeres latinoamericanas en la política durante casi 50 años y lo continuará haciéndo durante el tiempo que podamos y sea necesario. Creemos que la lucha por los derechos de las mujeres debe realizarse desde una perspectiva interseccional y más allá de las fronteras nacionales.

Verktyg


Skriv ut

Kommentarer

Du måste vara inloggad för att kunna lämna en kommentar.

annons: